Durante el último fin de semana de enero del 2006 nevó extensamente en Catalunya. Las comarcas centrales, también la de Bages, quedaron cubiertas por la nieve. El grosor medio de nieve en el Bages fue de un palmo. A consecuencia del peso de la nieve húmeda acumulada en las ramas, los árboles sufrieron roturas generalizadas. El destrozo fue de gran abasto, con un número incontable de árboles perjudicados. Árboles con el tronco principal roto, con ramas desgarradas o arrancados de cuajo fue el resultado del vandalismo meteorológico contra los bosques. El pino carrasco es quien se ha llevado la peor partida, en particular allá donde los troncos eran más débiles por la poca luz o por crecer demasiado juntos. Pero tampoco las otras especies de árbol han conseguido salir indemnes. Otras escenas de la comarca de Bages después de la nevada muestran encinas viejas con ramas desgarradas, árboles de parques y jardines destrozados y olivos dañados.

La foto de los pinos carrascos destrozados en el valle de Segalers (Oló) es tan sólo una pequeña muestra de las extensas zonas boscosas maltrechas por la nevada en el Bages. Ver más imágenes de los destrozos de la nevada tomadas en Les Brucardes (Sant Fruitós de Bages), en Pineda de Bages (Sant Fruitós de Bages) y en El Calvet (Sant Salvador de Guardiola). [foto Jordi Badia]

Ver el artículo Pertorbacions, en catalán, de Jordi Badia.