El liquen geográfico (Rhizocarpon geographicum) es un liquen crustáceo de color característico verde pálido, luminoso, delimitado por un margen negro y con un retículo interior igualmente negro aunque más fino, que crece exclusivamente sobre rocas ácidas. Se le conoce como liquen geográfico por su similitud con el mapa de un país imaginario ilustrado sobre la superficie de la roca. El liquen geográfico pinta de verde las crestas, las paredes y los caos de roca en el Pirineo axial, allá donde los esquistos metamórficos y los granitos conforman las montañas. Pero en la comarca de Bages, un territorio en el que las rocas son por entero de origen sedimentario y muchas de ellas carbonatadas, también se encuentra el liquen geográfico. Con proverbial precisión, el liquen geográfico prospera sobre los guijarros de esquisto, cuarzo o granito –todos ellos materiales silícicos de reacción ácida- englobados en los conglomerados del macizo de Sant Llorenç del Munt, el Montcau y L'Obac, preferentemente en los situados en las caras norte y este. [foto Jordi Badia]

Ver el artículo Més fums, menys líquens, en catalán, de Jordi Badia.