La chinche de las calabazas (Coreus marginatus) tipifica la familia Coreidae. Su cuerpo es elegante y esbelto, relativamente grande, de unos 14 mm de longitud sin contar las largas antenas. Tiene los hombros del pronoto muy marcados, angulosos, y un conexivo excrecencia lateral del abdomen también notable. El color es marrón o granate, punteado, críptico cuando deambula por el suelo o sobre la roca. La membrana final de los dos hemiélitros superpuestos sobre el abdomen, en forma de gota, es más oscura que el resto del cuerpo, casi negra. También son más oscuros el primer y el cuarto y último artejo de las antenas que el segundo y el tercero comprendidos en medio.

La chinche de las calabazas se encuentra entre las hierbas ruderales de ambientes húmedos y en los zarzales. Es una especie frecuente, que se deja ver también en jardines y casas.

[fotos Jordi Badia (izquierda) y Montse Porta y Jordi Badia (derecha)

Ver Enoplops scapha, una especie similar.