Icnitas o huellas fosilizadas en un estrato de arenisca muy consolidada, de color claro, en los alrededores de cal Pratbarrina, en el extremo oeste de la sierra de Castelltallat (Sant Mateu de Bages). En la imagen se aprecian claramente 3 huellas de pie con dos dedos, como las de un hipotético cerdo gigante. Muchas más icnitas del mismo animal se encuentran en el resto del estrato descubierto, unas mejor perfiladas que otras, probablemente a causa de la consistencia más o menos blanda del fango cuando fueron grabadas. Estas huellas las dejó, hace unos 30 millones de años, un rebaño de un mamífero suiforme perteneciente al género Entelodon (). Se trataba de una animal pariente lejano de los jabalís actuales, aunque mucho mayor y con un gran cráneo. [foto Jordi Badia]

Ver también las icnitas de La Rabassa, similares y en la misma sierra de Castelltallat.